Uno de los lugares donde más encontramos muebles de acero inoxidable es en las cocinas; las razones son su alta resistencia a la corrosión y su facilidad de limpieza. A pesar de esto, es necesario seguir algunas indicaciones para evitar su desgaste, lo que permitirá tener el equipo en perfecto estado por más tiempo.


Es importante evitar acciones y agentes dañinos como:


  • Evitar rayones provocados por fibras o cepillos de cerda dura que pueden levantar la capa pasivadora.
  • Suciedad y manchas que no fueron limpiadas a tiempo y que generan humedad, lo que puede destruir la película protectora del mobiliario.
  • Limpiar la mesa de acero inoxidable de sal y alimentos y agua con exceso de minerales que se carcomen la capa pasivadora.


Recuerda que:


  • Los electrodomésticos y artículos de cocina también están hechos de acero inoxidable y muchas veces lo pasamos por alto. Recuerda limpiar muy bien estos artículos.
  • Si utilizas lavadora de trastes, revisa el manual y verifica que los cubiertos sean compatibles con la máquina.
  • Evita utilizar cloro ya que el acero inoxidable es sensible a este líquido.
  • Nunca mezcles dos o más limpiadores ya que los compuestos son distintos y su reacción química puede afectar el acero.


Sigue estos consejos:


  • Limpia las manchas lo más pronto posible. Recuerda que las manchas de óxido son un problema si no se tratan de inmediato.
  • No es difícil limpiar una base de acero inoxidable, pero si necesitarás paciente para hacerlo de manera delicada.
  • Utiliza agua tibia y jabón líquido suave para limpiar.
  • Nunca utilices fibras que pueda rayas la capa pasivadora; te recomendamos una esposa suave.
  • Si tienes una mancha difícil coloca vinagre sobre un trapo húmedo y frota la zona.



Fuente: vivetotalmentepalacio.mx